compartir

A dos meses de inicio del gobierno de Bolsonaro, ¿cuál es el diagnóstico?

  • Tras un recuento del pasado proceso electoral de Brasil se realizó la conferencia “Los dos primeros meses del gobierno Bolsonaro: ataque a los derechos humanos, militarización y guerra cultural”

  • “La candidatura de Bolsonaro fue la candidatura de los militares, derivado de un acuerdo con la alta cúpula del ejército, lo que ha provocado la transferencia del poder a generales, y estos están ocupado posiciones clave en el gobierno”

  • Los espacios de acción de las universidades y las organizaciones civiles se están limitando

Array ( [fid] => 9632 [uid] => 3434 [filename] => cristina_gomes.jpeg [uri] => public://galeria_imagen/cristina_gomes.jpeg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 108075 [status] => 1 [timestamp] => 1552432551 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 1280 [height] => 960 )

Array ( [fid] => 9633 [uid] => 3434 [filename] => wagner.jpg [uri] => public://galeria_imagen/wagner.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 1320444 [status] => 1 [timestamp] => 1552432551 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 979 [height] => 979 )

Mar, 2019-03-12

Tras un recuento del pasado proceso electoral de Brasil y de los dos primeros meses del gobierno de Jair Bolsonaro, se realizó en la Flacso México la conferencia “Los dos primeros meses del gobierno Bolsonaro: ataque a los derechos humanos, militarización y guerra cultural”, impartida por el profesor e investigador Wagner Romão, de la Universidad de Campinas- UNICAMP.

En su conferencia, el investigador realizó un análisis sobre los factores políticos y sociales que llevaron a Jair Bolsonaro, un exmilitar católico, a convertirse en presidente de Brasil, un país desilusionado por la corrupción política, los altos índices de delincuencia y una economía empequeñecida.

Lo anterior aunado a una serie de alianzas establecidas con el ejército y otros sectores conservadores de la sociedad brasileña, como las iglesias evangélicas, grupos neoliberales, moralistas, antimarxistas y otros que lo posicionaron como el candidato que derrotaría a una izquierda debilitada por los escándalos de corrupción que además asumía el costo político de promover políticas públicas en materia de justicia social, derechos humanos, entre otros.

“La candidatura de Bolsonaro fue la candidatura de los militares, derivado de un acuerdo con la alta cúpula del ejército, lo que ha provocado la transferencia del poder a generales, y estos están ocupado posiciones clave en el gobierno”, señalo el Dr. Romão al respecto.

Gracias a estas alianzas el ejército está al mando de ministerios como la Secretaría General de Gobierno, Defensa, Infraestructura, Minas y Energía, Seguridad Pública, Defensa Civil, así como la Vicepresidencia del país.

Adicionalmente, otros bloques como los Moralistas, Cristianos y Antimarxistas están al frente de los Ministerios de Educación, Relaciones Exteriores, así como la temática relacionada con mujeres, familia y derechos humanos. Sin contar aquellos que están ocupando cargos de representación popular, como diputados y gobiernos locales.

En este sentido, el investigador señaló que “Bolsonaro capitalizó los aspectos más conservadores de ciertos grupos durante su campaña electoral y ha permanecido haciéndolo durante los primeros meses de su gobierno”. Añadió que también “ha manejado un discurso moralista, y anti izquierda como parte del debate político como si la campaña (electoral) no tuviera fin”.

Dentro de este discurso moralista, conservador y anti-izquierda que pretende ser llevado de la promesa a la realidad se encuentran la educación, la seguridad y la economía.

Los espacios de acción como las universidades y las organizaciones civiles se están limitando por considerarlos en contra del gobierno. En el caso de las primeras “hay una tentativa a señalar a las universidades como espacios dominados por la izquierda, los socialistas y los comunistas. Existe una campaña muy grande de Bolsonaro contra las universidades”, señaló el investigador.

En materia de seguridad pública, la propuesta del gobierno es la militarización de las calles y dotar a la policía de “licencias para matar” aunado a la flexibilización de la posesión de armas, está ultima como una de las más importantes promesas de campaña de Bolsonaro.

En el caso de las organizaciones civiles, el académico de la Universidad de Campinas- UNICAMP resaltó su valor y el trabajo que han realizado en Brasil sobre todo posterior al fin de la dictadura hasta la actualidad, destacando que “la sociedad civil tiene un papel importante en la vida de Brasil, lamentablemente los Consejos y las Comisiones son paralizados por el gobierno de Bolsonaro para bloquear su participación”.

Uno de los temas que también llama la atención es la demarcación de las tierras indígenas. En ese sentido, señaló que “la visión del gobierno de Bolsonaro considera que los indígenas tienen que ser integrados a la sociedad brasileña, no así la preservación de los aspectos culturales y etnográficos de estos, lo cual refuerza el concepto de evangelización por parte de iglesias evangélicas en Brasil”.

Ante este panorama adverso y de claro retroceso para Brasil, el Dr. Wagner Romão enfatizó que “no se puede perder la esperanza en la justicia, no podemos perder la expectativa de libertad política, académica, social, en todos los sentidos”.

Para concluir la conferencia, la Dra. Cristina Gomes recordó las manifestaciones de los sectores conservadores que se realizaban en contra del gobierno de Dilma Rousseff en 2013, y que en su momento no fueron consideradas como un termómetro del ánimo político y social. Gradualmente crecieron, lograron establecer alianzas y en consecuencia se dio el resultado electoral de 2018, por lo que ambos investigadores coincidieron y recomendaron mirar este aspecto del escenario brasileño y compararlo con el mexicano.