compartir

América Latina: un continente de analfabetas funcionales

  • Ponderar la educación preescolar es prioritario: Waissbluth

  • No hay que invertir más en educación, hay que invertir mejor

  • Ningún test estandarizado definitivo es capaz de medir la calidad de la educación

Array ( [fid] => 8398 [uid] => 53 [filename] => waisbluth_crocs.jpg [uri] => public://waisbluth_crocs_3.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 9809912 [status] => 1 [timestamp] => 1462317021 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 2962 [height] => 4400 )

Array ( [fid] => 8400 [uid] => 53 [filename] => waissbluth_1.jpg [uri] => public://waissbluth_1.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 7159656 [status] => 1 [timestamp] => 1462317021 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 4400 [height] => 2902 )

Array ( [fid] => 8401 [uid] => 53 [filename] => waissbluth_2.jpg [uri] => public://waissbluth_2.jpg [filemime] => image/jpeg [filesize] => 7260348 [status] => 1 [timestamp] => 1462317021 [rdf_mapping] => Array ( ) [alt] => [title] => [width] => 4400 [height] => 2933 )

Lun, 2016-04-25

Según los datos de las pruebas internacionales de calidad de la educación el 60% de los adultos son analfabetas funcionales en América Latina. “Esto quiere decir que el continente está poblado por personas que saben leer pero que no entienden lo que leen y quien no entiende lo que lee tampoco comprende lo que escucha” declaró el presidente de la Fundación Educación 2020, Mario Waissbluth.

Al dictar su conferencia magistral en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, sede México, el investigador chileno realizó un recorrido por los principales resultados de la prueba de PISA en América Latina, resultados en los que Chile resulta el país mejor calificado y el que alcanza mejor cobertura, aunque para Waissbluth estas no son razones de peso para tomar al país como modelo.

“Chile es el campeón de la quinta división, los campeones de las grandes ligas son Shangai, Singapur, Hong Kong, Taipei, Macao, Corea y Japón”, explicó el especialista. Agregó que según los datos de la prueba de PISA el 52% de los estudiantes de básica en Chile están mal en matemáticas y 33% están mal en comprensión de lectura, porcentajes que no pueden ser ejemplo para ningún país de América Latina.

Pese a tomar estos resultados como base para su análisis, Waissbluth dejó claro que “no existe un test estandarizado que sea un medidor definitivo de la calidad de la educación”, señaló que es imposible medir a través de estas pruebas elementos indispensables como los valores de un niño, su cultura cívica, si sabe expresarse oralmente, si sabe cuidar su propio cuerpo o si tiene empatía por los demás.

Para el investigador de la Universidad de Chile es prioritario ampliar la cobertura y atender la calidad de la educación preescolar pues “los chicos que acudieron a preescolar muestran un mejor desempeño en las distintas áreas de la prueba de PISA”. El especialista asegura que aunque la tendencia mundial ha sido ampliar la cobertura del preescolar, suele hacerse únicamente en los sectores “popis” de la población, “cuando donde se necesita educación preescolar de altísima calidad es en los barrios y las zonas más vulnerables”.

Incluso, Waissbluth aseguró que tener una educación de mayor calidad en América Latina no es únicamente un asunto de mayor inversión económica. Señaló que los países latinos invierten menos de la media en comparación con los países a nivel mundial, pero el verdadero problema es que “incluso la poca plata que gastamos, la gastamos mal”.
Resulta más productivo invertir en educación preescolar, pero señaló que los gobiernos prefieren apostarle a la educación superior porque “los chicos con pañales no desfilan por las calles para dar votos”. ¿Por qué invertir en educación superior sin resolver antes el analfabetismo funcional de los escolares? cuestionó el experto.

Mencionó como caso aparte a Cuba, país que invierte alrededor del 13% del PIB en educación. Las mediciones realizadas por la UNESCO en Cuba muestran resultados que están a nivel de primer mundo y que incluso superan a Estados Unidos. “El quintil más bajo en Cuba tiene resultados que equivalen al quintil más alto de Chile, es decir que los mejores alumnos evaluados en Chile, serían los peores evaluados en Cuba”, aclaró Waissbluth.

El presidente de la Fundación Educación 2020 dijo que la privatización de la educación tampoco es la solución. “Si descuentas el nivel socioeconómico de los alumnos de las pruebas, la diferencia en la calidad de las escuelas públicas y privadas es casi inapreciable”. El especialista enfatizó que si las escuelas privadas resultan mejor evaluadas es por el capital cultural de las familias no porque ofrezcan mejor educación, “los mismos profesores son igual de malos en escuelas públicas que en privadas y los métodos pedagógicos son igual de arcaicos”.

“Lo que ha hecho la educación privada en América Latina -y Chile es el campeón de la privatización escolar- es producir una segregación social feroz y esa no se muestra en los test de Pisa”, concluyó.